Ortodoncia Ourense

Etiqueta: ortodoncia

Corregir tus dientes sin brackets es posible

Corregir tus dientes sin brackets es posible

Habitualmente se asocia la ortodoncia con la idea de ponerse brackets, pero es mucho más que eso. Si lo que buscas es colocar tus dientes sin brackets la solución perfecta para ti es un tratamiento con alineadores transparentes. Asi que si, se pueden corregir los dientes sin brackets y a continuación te explicamos en qué consiste.

 

Los alineadores transparentes permiten corregir la dentadura sin usar brackets

Aunque puede parecer un sistema de ortodoncia reciente, los profesionales de Ortodoncia Ourense llevamos más de 8 años trabajando con alineadores transparentes, con los que se pueden enderezar los dientes sin necesidad de usar brackets, y nuestra experiencia nos permite afirmar que con este tipo de alineadores podemos tratar todos los problemas que habitualmente se tratan con brackets.

Muchas de las personas que nos visitan que ya han llevado brackets metátilos y estéticos, y sus dientes que se vuelven a montar por falta de uso de la retención, optan por volver a alinear y arreglarse los dientes sin brackets. Para nosotros se trata de un sistema ideal para tratar este tipo de casos. También es un tratamiento que se adecúa muy bien para cualquier otro paciente que quiera arreglarse los dientes sin brackets. Además de ser aptos para todas las edades, tanto en el caso de niños como el de adultos, se pueden utilizar para corregir los dientes sin brackets desde los casos más sencillos a los más complejos.

¿Qué son los alineadores transparentes?

Son férulas con la forma de tus dientes, que se van cambiando cada 7 o 15 días, dependiendo de cada caso y cada una de estas férulas va haciendo movimientos progresivos sobre tus dientes, hasta colocarlos en una posición final planificada desde el principio del tratamiento.

 

alineadores transparentes ortodoncia invisible para corregir dientes sin brackets

¿Cómo se pueden enderezar los dientes con una la ortodoncia sin brackets?

El primer paso y el más importante es el diagnóstico y la planificación del caso. Se hace un estudio del paciente y se toma un escáner 3D intraoral para digitalizar la boca desde su situación de partida. Con la ayuda de una empresa externa y su software se planifican virtualmente los movimientos que queremos hacer con tus dientes y la posición final que deseamos alcanzar. A continuación se empiezan a fabricar los alineadores hechos a la medida de tu boca, con los que poder lucir unos dientes perfectamente alineados sin necesidad de brackets.

Una vez que los recibimos en la consulta, el paciente acude a revisiones periódicas para ir avanzando con el uso de los alineadores con todas las garantías y la continua supervisión del ortodoncista.

Los alineadores vienen en paquetes numerados, el 1,2,3…etc. Te irás cambiando los alineadores progresivamente en tu casa según las indicaciones que te va realizando el doctor. Lo recomendable es utilizarlos 22h diarias, son de quita y pon, por lo que se deben quitar para comer, pudiendo beber solo agua con ellos colocados. Además de ser un sistema de ortodoncia mucho más estético que los brackets, permite comer todo tipo de alimentos como si no llevases ortodoncia (otro beneficio más de corregir los dientes sin brackets)

Otra de las ventajas de este tipo de tratamiento es que no necesitas cambiar tus hábitos de higiene bucal, ya que puedes continuar cepillándote como hacías habitualmente.

La experiencia también nos dice que con este tipo de tratamiento tiene un menor número de urgencias provocadas por llagas en la boca que pueden aparecer por el roce del alambre de los brackets. Cada uno de los alineadores diseñados y adaptados a tu boca, irá haciendo movimientos progresivos sobre tus dientes, hasta llegar a la posición prevista, estudiada y analizada por el ortodoncista desde el primer minuto en el que comienza tu tratamiento.


No me puedo corregir los dientes sin brackets: “Me han dicho que no sirven para mi caso”

Actualmente, cualquier caso que se pueda tratar con brackets, se puede tratar con alineadores para corregir la dentadura.

El éxito del tratamiento con alineadores va a depender de los conocimientos que tenga el profesional que lo realice y de la experiencia que tenga trabajando con ellos. Los alineadores no son “mágicos” y por eso es importante que la persona que dirija el tratamiento sea verdaderamente especialista en ortodoncia.

Las distintas marcas de alineadores generan certificados que le entregan a los doctores, sin distinguir si es especialista en ortodoncia o no. Estar certificado en una marca concreta, Invisalign, Quicksmile o Spark no equivale a contar con experiencia en ortodoncia, ni haber pasado ningún examen sobre esta técnica.

Piensa por un momento en un coche de fórmula uno. No es lo mismo que se suba al coche un conductor normal, que un piloto de fórmula uno profesional. ¿Quién crees que lo conducirá mejor? Los ortodoncistas que nos dedicamos en exclusiva a la ortodoncia, dedicamos muchas horas de formación y aprendizaje solo a esta especialidad, al igual que el piloto de fórmula uno.

read more
Todo lo que debes saber sobre la diferencia entre brackets metálicos y estéticos

Todo lo que debes saber sobre la diferencia entre brackets metálicos y estéticos

Cuando oímos hablar de un tratamiento de ortodoncia, se nos viene a la cabeza la imagen de los brackets metálicos, pero lo cierto es que en los últimos años ha habido muchos avances y se han ideado una amplia variedad de tratamientos que garantizan mayor discreción con buenos resultados. De ahí la diferencia entre los brackets metálicos y los llamados estéticos.

Dentro de la familia de los brackets podemos encontrar distintos tipos de brackets . En función de su material (metal, zafiro, porcelana o cerámica), se agrupan en brackets estéticos o metálicos. Los brackets estéticos tienen la misma forma y funcionamiento que su versión metálica, permitiéndonos alcanzar los mismos resultados. 

Tienen además algunas particularidades que te revelamos a continuación:

 

Diferencia entre brackets metálicos y estéticos

Mayor estética: son brackets de color similar al diente, lo que hace que presenten mayor estética. Esta es su principal ventaja. Pero hay que tener en cuenta que el aparato de ortodoncia se compone de más elementos además del bracket, y el aparato podría presentar igualmente elementos metálicos. Por ejemplo, el “alambrito” que se coloca en el medio de ellos. 

Pueden ser convencionales o de autoligado: el sistema de unión entre el alambre y el bracket puede ser con una gomita, como ocurre en el bracket convencional, o incorporando el propio bracket una tapa que se abre y se cierra, sin necesitar ninguna goma, el denominado bracket de autoligado. Siempre tendrán el mismo aspecto.

Más frágiles: se fabrican en distintos materiales, como zafiro, zirconio o cerámica. Los brackets estéticos cerámicos, por ejemplo, tienen menor resistencia que los brackets metálicos. Con este tipo de brackets, hacemos especial hincapié en evitar los alimentos duros. No sólo se pueden despegar si no se cuidan, sino que también se pueden fracturar si no se pone atención. Cuando esto ocurre, es necesario cambiarlos por otro bracket nuevo, si esto ocurre muy frecuentemente por falta de colaboración del paciente, puede verse aumentada la duración del tratamiento. 

Coste: la diferencia de precio entre los brackets metálicos y transparentes es notable. El componente estético los hace ser más caros que los brackets metálicos, pero también es verdad que tienen un coste menor que otras técnicas de ortodoncia que persiguen una apariencia más estética. 

 

Diferencia entre brackets de cerámica y zafiro

Los brackets de zafiro destacan frente a los brackets de cerámica por tener una mayor resistencia. Además presentan también mayor adhesión al esmalte del diente y se mimetizan mejor con su color.

 

Diferencia entre brackets de autoligado y convencionales

En los brackets estéticos convencionales, la goma que une alambre y bracket, aunque inicialmente es transparente, se puede ir poniendo amarilla o tiñendo por pigmentos de los alimentos con facilidad, lo que a la larga puede resultar bastante antiestético. 

Por esto recomendamos los brackets estéticos de autoligado, que además presentan las ventajas del bracket metálico de autoligado: reducen al mínimo la resistencia al movimiento de los dientes, acortan los tiempos de tratamiento y permiten espaciar más las revisiones de ortodoncia, pues no se aflojan las gomitas.

 

Diferencia entre brackets estéticos, linguales y alineadores transparentes

Los brackets estéticos son bastante más baratos que los brackets linguales o los alineadores transparentes, ya que se trata de un sistema en el que los brackets no se fabrican a la medida de los dientes del paciente. Sin embargo, tampoco pasan tan desapercibidos como los alineadores o brackets linguales. Destacan menos que los brackets metálicos, pero se siguen apreciando más que los alineadores transparentes y que los brackets linguales.

Higiene: la higiene con cualquier tipo de bracket ha de ser mucho más exhaustiva, puesto que los brackets van pegados sobre los dientes durante el tratamiento y generan superficies retentivas así que tenemos que poner más empeño y dedicación para eliminar minuciosamente la placa bacteriana y los restos de alimentos. 

Esto no ocurre con los alineadores transparentes, que son de quita y pon, lo que hace que no tengas que cambiar tus hábitos de limpieza, con ellos puedes continuar cepillándote  al igual que lo hacías antes de empezar tu tratamiento de ortodoncia.

 

En cualquier caso ¡tú decides! En Ortodoncia Ourense te podemos asesorar con las distintas alternativas para tu tratamiento y puedes escoger aquella que se adapte mejor a tus necesidades.

read more
¿A qué edad se recomienda poner brackets a los niños?

¿A qué edad se recomienda poner brackets a los niños?

Es habitual que te preguntes a partir de qué edad se pueden empezar a poner brackets a los niños y comienza el tratamiento de ortodoncia de tus hijos. Esto va a depender de la situación clínica de cada paciente. Es fundamental que se haga la primera revisión de ortodoncia alrededor de los 6 años, como recomiendan diversas sociedades científicas como la Sociedad Americana de Ortodoncia.

Con 6 años se recomienda realizar la primera visita al ortodoncista

Puede sorprender, ya que con 6 años aún no se le han caído a los niños todos los dientes de leche, pero es muy importante que sea a partir de esta edad a la que empecemos a ir a un ortodoncista especialista para ver si se debe poner ortodoncia al menor. Esta primera revisión es muy importante, ya que la ortodoncia no sólo se encarga de colocar los dientes en su correcta posición, sino que también trata y previene las alteraciones de crecimiento en los huesos maxilares. La ortodoncia es mucho más que brackets. Una revisión con tu ortodoncista para realizar un diagnóstico precoz es fundamental, para así poder prevenir problemas esqueléticos o de posición de los dientes.


En ortodoncia existen dos grandes grupos de problemas:

 

Problemas esqueléticos:

Son las anomalías entre el tamaño del hueso maxilar y la mandíbula. Algunos ejemplos son un paladar estrecho, un maxilar pequeño respecto a la mandíbula o una mandíbula pequeña. Este tipo de problemas solo se podrán corregir con aparatos de ortopedia mientras el paciente esté en crecimiento. Es lo que se conoce como ortodoncia interceptiva

Algunos de estos problemas es importante que se corrijan durante el crecimiento y en cuanto se diagnostiquen. Ya que si no se atajan a tiempo, por ejemplo el crecimiento se desarrollará de manera asimétrica. 

Si un problema esquelético no se ha detectado a tiempo, una vez finalizado el crecimiento, la única solución para su corrección es la cirugía maxilofacial. 

Mientras los niños no tienen los dientes definitivos en la boca, nuestro objetivo es garantizar que el crecimiento de sus huesos se produzca de forma adecuada. También es importante eliminar malos hábitos  que puedan ocasionar maloclusiones como la succión del labio, succión del dedo, persistencia del uso de chupete o deglución disfuncional.

La deglución disfuncional se produce cuando la lengua empuja los dientes de arriba o los laterales mientras se come. Esto puede provocar alteraciones en la oclusión y en ocasiones también en la pronunciación de ciertos fonemas. Es por esto que este tipo de tratamientos se hacen en colaboración entre el ortodoncista y el logopeda. 

 

Problemas de posición de los dientes:

Son aquellos en los que los dientes se encuentran en una posición incorrecta. Para la corrección de este tipo de problemas podremos emplear alineadores transparentes o brackets. Se trata de ordenar los dientes en la posición adecuada con respecto al hueso y de esta forma facilitar su función correcta. No se trata sólo de colocarlos en línea. Para llevar los dientes a su correcta posición debemos tener ya los dientes definitivos. 

La edad a la que se suelen comenzar este tipo de tratamientos con brackets es alrededor de los 11 años, dependiendo del crecimiento de los dientes definitivos en tu hijo. Normalmente los tratamientos de brackets se inician una vez caídos los dientes de leche, y ya erupcionados los dientes definitivos. 

Sin embargo, debe estudiarse cada caso en particular, ya que puede haber ocasiones en las que sea necesario comenzar el tratamiento de brackets antes de esa edad.  

También se puede iniciar un tratamiento de brackets de los 11 años en adelante, pero si por ejemplo, la oclusión no es correcta y no comenzamos el tratamiento a tiempo, se pueden desencadenar otros problemas.  

En ocasiones, una mordida incorrecta, puede producir desgastes en los dientes, así como que los dientes no reciban las cargas de la masticación adecuadas y puedan llegar a producirse recesiones, es decir que se pierda encía. Ambos casos son irreversibles y no se pueden recuperar de forma natural. Una vez el diente se ha desgastado habría que restaurar la anatomía original de esa pieza dental con reconstrucciones, y para mejorar el nivel de encía tenemos que recurrir a un injerto.

 

Los brackets se suelen poner alrededor de los 11 años, cuando ya han salido los dientes permanentes, pero depende de la situación de cada paciente.

En conclusión, es fundamental la valoración temprana por parte del ortodoncista para determinar si es necesario o no el tratamiento con brackets y en qué edad conviene más empezarlo. No olvides que ortodoncia es igual a prevención.

 

read more
Sistemas de ortodoncia en la actualidad

Sistemas de ortodoncia en la actualidad

En los últimos años, la ortodoncia ha evolucionado a pasos agigantados y en la actualidad contamos con nuevos sistemas que le hacen al paciente la vida más cómoda durante el tratamiento de ortodoncia. A continuación, te contamos cuales son los tratamientos que podemos encontrar hoy.

  1. Ortodoncia invisible. Es quizá una de la mayores revoluciones de la ortodoncia. Son alineadores transparentes de quita y pon hechos a la medida de tu boca. Deben usarse durante prácticamente todo el día, se retiran para comer. Los alineadores se van cambiando sucesivamente cada 7 ó 15 días y van haciendo movimientos progresivos sobre los dientes. Permiten espaciar las visitas al ortodoncista y  podrás cepillarte los dientes como si no llevases ortodoncia. Además, evitan las molestas rozaduras que pueden provocar los brackets. Al ser adaptados exclusivamente para tu boca es un sistema de ortodoncia más caro.
  2. Brackets personalizados. Son brackets hechos a la medida de tus dientes que pueden ir por la cara externa o interna del diente. Se planifica el movimiento que debe hacer cada uno de los dientes y se fabrican brackets y alambres solo para ti, para que se produzca el movimiento de manera óptima. Al igual que con la ortodoncia invisible, por tratarse de un sistema individualizado, tiene un coste mayor.
  3. Brackets de baja fricción. Aplican fuerzas más ligeras a los dientes, lo que supone mayor comodidad para el paciente. Además la sujeción entre el bracket y el alambre se produce por una tapa o un clip, y no una gomita como en la ortodoncia tradicional. Esto repercute en una menor acumulación de la placa, y permite espaciar más las visitas al ortodoncista. El término baja fricción se traduce en que generan menos resistencia al desplazamiento de los dientes, lo que permite en algunos casos acortar el tiempo de tratamiento respecto a la ortodoncia tradicional.
  4. Brackets estéticos. Son los brackets de color blanco que pueden ser de distintos materiales: como cerámica, zafiro o zirconio. Aportan mayor estética. Pueden ser convencionales o de baja fricción.
  5. Brackets convencionales. Son los brackets clásicos que se unen al alambre de ortodoncia por una gomita. Las gomitas podrán ser de distintos colores. Esta gomita con el tiempo va perdiendo sujeción, por eso requiere de visitas más frecuentes al ortodoncista que los brackets de baja fricción.
  6. Aparatos de ortopedia. Se usan para corregir problemas esqueléticos como expandir el paladar o avanzar la mandíbula. Se emplean en pacientes en crecimiento para conseguir un adecuado tamaño y posición de los huesos maxilares. Una  vez superada la edad de crecimiento sólo se podrá solucionar con la ayuda de técnicas quirúrgicas. Por eso es tan importante que se acuda tempranamente a la consulta del ortodoncista.

Tienes un amplio abanico de sistemas, en Ortodoncia Ourense te orientaremos sobre cuales son las técnicas de ortodoncia más indicadas para tu caso y podrás escoger la que más se adapte a tus necesidades.

read more
¿Cuánto dura un tratamiento de ortodoncia?

¿Cuánto dura un tratamiento de ortodoncia?

El período de duración del proceso de ortodoncia es una de las preguntas más frecuentes cuando te dispones a empezar tu tratamiento con brackets o alineadores transparentes. Y también una de las más difíciles de responder con exactitud. A continuación, describimos los factores que pueden influir:

Factores que influyen:

  1. La dificultad del caso y los objetivos de tratamiento que se marquen. Es uno de los factores más determinantes en la duración de un tratamiento de ortodoncia. Un caso en el que los dientes están un poco montados, se resolverá mucho antes, que uno con mordida incorrecta. En este último se deben mover todos los dientes para conseguir un buen engranaje. Podría existir una diferencia de hasta 12 meses de tratamiento entre un caso y otro.
  2. La biología y edad del paciente. En pacientes infantiles y adolescentes los dientes se mueven con más facilidad que en un adulto. Además, durante la etapa de crecimiento, podremos corregir problemas esqueléticos de los maxilares con aparatos de ortopedia. Si se requiere hacer una corrección ortopédica de los huesos maxilares antes de poner los brackets, la duración del tratamiento podrá ser mayor.
  3. La colaboración del paciente. Es muy importante a la hora del uso de elásticos o de la higiene. Los elásticos en ortodoncia se usan para guiar el movimiento de los dientes hacia una dirección determinada, es necesario que el paciente cumpla con su uso para conseguir los objetivos, de esta forma la duración del tratamiento será menor.
  4. La técnica de ortodoncia empleada. Los brackets de autoligado y baja fricción permiten mover más fácilmente los dientes que la ortodoncia tradicional y además lo hacen con fuerzas más ligeras. Esto se debe a que generan menos fricción o roce entre el bracket y el alambre por el que se deslizan los dientes, facilitando el movimiento.
  5. El uso de sistemas de ortodoncia individualizados. Los brackets personalizados, tanto los que se colocan por la cara externa del diente como los brackets linguales, permiten acortar en algunas ocasiones el tiempo de tratamiento. Los brackets personalizados se fabrican teniendo en cuenta desde un inicio, la posición final a donde se desea llevar los dientes. Al tratarse de una planificación tan minuciosa, disminuyen los inconvenientes que pueden surgir con la ortodoncia tradicional y se optimizan los resultados. Esta planificación individualizada también es posible con ortodoncia invisible o alineadores transparentes, donde desde el inicio del tratamiento se planifica la posición individual final de cada diente.
  6. Presencia de hábitos. Hábitos como la interposición lingual entre los dientes o chuparse el dedo en el caso de los pacientes infantiles pueden alargar la duración del tratamiento.  Es importante que este hábito haya desaparecido antes de iniciar el tratamiento. De lo contrario, asistiremos a una lucha de fuerzas: por un lado el aparato intentando corregir la maloclusión, y por el otro, la lengua empujando los dientes hacia fuera ¿Quién ganará? Cada vez contamos con más herramientas para controlar los dientes, pero ¿qué pasará cuando se retire el aparato? Los sistemas de retención que se deben usar tras finalizar la ortodoncia, tienen una gran capacidad para mantener los resultados, pero en casos de hábitos muy fuertes pueden ser insuficientes.

Como ves, son muchos los factores que pueden influenciar la duración de un tratamiento de ortodoncia.

read more