En los últimos años, la ortodoncia ha evolucionado a pasos agigantados y en la actualidad contamos con nuevos sistemas que le hacen al paciente la vida más cómoda durante el tratamiento de ortodoncia. A continuación, te contamos cuales son los tratamientos que podemos encontrar hoy.

  1. Ortodoncia invisible. Es quizá una de la mayores revoluciones de la ortodoncia. Son alineadores transparentes de quita y pon hechos a la medida de tu boca. Deben usarse durante prácticamente todo el día, se retiran para comer. Los alineadores se van cambiando sucesivamente cada 7 ó 15 días y van haciendo movimientos progresivos sobre los dientes. Permiten espaciar las visitas al ortodoncista y  podrás cepillarte los dientes como si no llevases ortodoncia. Además, evitan las molestas rozaduras que pueden provocar los brackets. Al ser adaptados exclusivamente para tu boca es un sistema de ortodoncia más caro.
  2. Brackets personalizados. Son brackets hechos a la medida de tus dientes que pueden ir por la cara externa o interna del diente. Se planifica el movimiento que debe hacer cada uno de los dientes y se fabrican brackets y alambres solo para ti, para que se produzca el movimiento de manera óptima. Al igual que con la ortodoncia invisible, por tratarse de un sistema individualizado, tiene un coste mayor.
  3. Brackets de baja fricción. Aplican fuerzas más ligeras a los dientes, lo que supone mayor comodidad para el paciente. Además la sujeción entre el bracket y el alambre se produce por una tapa o un clip, y no una gomita como en la ortodoncia tradicional. Esto repercute en una menor acumulación de la placa, y permite espaciar más las visitas al ortodoncista. El término baja fricción se traduce en que generan menos resistencia al desplazamiento de los dientes, lo que permite en algunos casos acortar el tiempo de tratamiento respecto a la ortodoncia tradicional.
  4. Brackets estéticos. Son los brackets de color blanco que pueden ser de distintos materiales: como cerámica, zafiro o zirconio. Aportan mayor estética. Pueden ser convencionales o de baja fricción.
  5. Brackets convencionales. Son los brackets clásicos que se unen al alambre de ortodoncia por una gomita. Las gomitas podrán ser de distintos colores. Esta gomita con el tiempo va perdiendo sujeción, por eso requiere de visitas más frecuentes al ortodoncista que los brackets de baja fricción.
  6. Aparatos de ortopedia. Se usan para corregir problemas esqueléticos como expandir el paladar o avanzar la mandíbula. Se emplean en pacientes en crecimiento para conseguir un adecuado tamaño y posición de los huesos maxilares. Una  vez superada la edad de crecimiento sólo se podrá solucionar con la ayuda de técnicas quirúrgicas. Por eso es tan importante que se acuda tempranamente a la consulta del ortodoncista.

Tienes un amplio abanico de sistemas, en Ortodoncia Ourense te orientaremos sobre cuales son las técnicas de ortodoncia más indicadas para tu caso y podrás escoger la que más se adapte a tus necesidades.