Tenías tus dientes correctamente alineados y ahora notas que se te están apiñando y cada vez empeoran más. Te preguntarás por qué tienes los dientes montados, pues a continuación te explicamos los motivos por los que esto se produce.

¿Te imaginas lo que pasaría en el arco de piedra del Puente Romano, si una de las piedras estuviese en una posición más adelantada? Qué se caería todo el arco, ¿verdad? Con los dientes ocurre exactamente lo mismo. Cuando no se encuentran perfectamente alineados, pierden la estabilidad en su punto de contacto con el diente adyacente y empiezan a desplazarse. En algunas ocasiones pueden producirse complicaciones, tales como que el diente se desplace perdiendo hueso y encía por su parte externa hasta el punto de quedar a la vista la raíz (lo que nosotros llamamos “recesión dental”). Por eso es importante que cuando notes que tus dientes se están apiñando acudas a la consulta del ortodoncista. Cuanto menos se desplacen de su posición ideal, será más fácil solucionar el problema y se tardará menos tiempo en corregirlo.

La segunda explicación a los dientes montados se debe a que hasta los 30 años de edad se puede producir un estrechamiento natural del hueso de la mandíbula.  Curioso, ¿verdad? La “sínfisis” que es como se llama el hueso donde se ubican los incisivos mandibulares puede remodelarse, acortándose.

También es frecuente encontrarse pacientes que llevaron ortodoncia y dejaron de usar los retenedores removibles, o se quitaron la retención fija lingual (“el alambrito por dentro”) porque se le despegaba constantemente o les costaba más cepillarse. Si tú eres uno de esos y buscas una solución, pero no quieres volver a llevar brackets porque ya los has llevado no te preocupes. Se puede solucionar sin brackets y con el uso de ortodoncia invisible.

Este método consiste en una serie de alineadores transparentes a la medida de tu boca, que aportan un alto nivel de estética. De ahí que se conozca popularmente como ortodoncia invisible, siendo Invisalign una de las marcas más conocidas en este tipo de ortodoncia. Los alineadores se usan 22h al día y son de “quita y pon”. Se cambian por unos nuevos cada 7 ó 15 días según el caso, y van haciendo movimientos progresivos sobre los dientes hasta llevarlos a la posición ideal.

Así que recuerda lo más importante de todo: prevenir. Si notas que tus dientes se están apiñando, consulta cuanto antes para evitar futuras complicaciones y que la duración de tu tratamiento sea la menor posible.