Si crees que un tratamiento de ortodoncia solo sirve para tener los dientes bien colocados, en este post descubrirás que la ortodoncia se encarga de prevenir y corregir las alteraciones en la posición de los dientes y huesos maxilares, así como todo lo que puede hacer por tu salud dental y general.

  1. Prevenir problemas esqueléticos. Los aparatos de ortopedia ayudan a guiar el crecimiento en la dirección adecuada durante la infancia. Algunos hábitos nocivos como la respiración oral, o interposición lingual pueden provocar que los huesos no se desarrollen correctamente. Por ejemplo, es muy habitual que pacientes que presentan respiración oral desarrollen una compresión maxilar. A veces, esto es una pescadilla que se muerde la cola, como el paciente tiene un paladar estrecho, no es capar de colocar la lengua en la posición adecuada, produciéndose interposición de la lengua entre los dientes. Esta espiral, se puede interceptar con un aparato que expanda el maxilar. En otros casos, sin embargo, pueden existir otros factores como amígdalas y adenoides que dificulten una correcta respiración nasal y será necesaria la colocación de un aparato de ortopedia para paliar las consecuencias de la respiración oral.
  2. Mejorar la higiene y salud periodontal. El tener los dientes apiñados, dificulta la higiene y genera zonas de difícil acceso donde se acumula la placa y las bacterias. Las bacterias son las causantes de las caries, la gingivitis y la enfermedad periodontal que deterioran nuestras encías y el soporte óseo de nuestros dientes. El tener tus dientes correctamente colocados, facilitará su cuidado.
  3. Evitar problemas articulares y musculares. La mandíbula es un hueso que se conecta con el cráneo por una articulación doble. La posición que adopta la mandíbula viene determinada entre otros factores por los dientes. En ocasiones, la búsqueda de un engranaje estable entre los dientes, provoca desviaciones de la mandíbula, posicionándola fuera de su zona de salud.
  4. Evitar desgastes dentales. El hecho de que los dientes no muerdan en la posición correcta, provoca que cada vez que masticamos los estemos desgastando de manera inadecuada. Lo ideal es que las fuerzas que ejercemos durante la masticación se repartan uniformemente sobre todos los dientes, y no que solo mastiquemos con un lado de la boca.
  5. Mejorar la digestión. El poder masticar la comida correctamente hace que sus nutrientes se digieran, asimilen y liberen más rápidamente.
  6. Mejorar de tu autoestima. ¿A quién no le gusta ver una sonrisa sana y bonita? Una sonrisa sana y bonita, nos hace ganar seguridad en nosotros mismos y tomar una actitud vital más positiva. ¡Olvídate de estar incómodo al sonreír!.

¡Los pacientes que ya han finalizado su tratamiento de ortodoncia con nosotros, ya han experimentado todo esto! ¡Anímate tu también a dar el paso!