Cada tratamiento de ortodoncia tiene unas particularidades, por ello el presupuesto del tratamiento puede variar. No es posible dar un presupuesto sin haber visto al paciente, dar un precio por teléfono, o estandarizar un precio para todos los casos. Aquí explicamos los principales factores de los que podrá depender el precio:

  1. La complejidad del caso. Los casos más complejos requieren, en muchas ocasiones, un mayor tiempo de estudio del caso, así como mayores medios técnicos y tiempo de seguimiento para su resolución: un caso que se resuelve únicamente con brackets, tendrá normalmente un coste menor que un tratamiento en el que es necesario usar primero un aparato para ensanchar el maxilar y luego colocar otro sistema de ortodoncia.
  2. El tipo de aparato seleccionado. El precio puede variar dependiendo de si el tratamiento se realiza con brackets convencionales, brackets individualizados para la boca del paciente o alineadores transparentes. Los sistemas individualizados tanto de brackets como de alineadores transparentes tienen un precio mayor, puesto que se fabrican en exclusiva para la boca del paciente. Por ejemplo, en el caso de un tratamiento con alineadores transparentes de 12 meses de duración, se habrán podido fabricar hasta 48 alineadores  diseñados para tu boca.
  3. La cualificación del profesional. En España no existe una ley de especialidades en el ámbito odontológico. Esto quiere decir que cualquier licenciado en odontología, sin tener la formación necesaria en ortodoncia puede llamarse “ortodoncista” y realizar tratamientos de ortodoncia. Es importante que la persona que vaya a dirigir el tratamiento tenga una formación posgraduada en ortodoncia, que asegure que tiene los conocimientos adecuados. Además, es igual de importante que permanezca actualizado y en formación continuada.
  4. Los medios técnicos de la clínica. La tecnología aporta cada vez mayor valor para el correcto diagnóstico y ejecución del tratamiento. Disponer de sistemas de diagnóstico especializados repercutirá en una mayor previsión del tratamiento. Es fundamental poner todos los medios necesarios para hacer un correcto diagnóstico  y recabar la máxima información del estado de tu boca antes de comenzar. Si tu centro dispone de equipos de rayos X para realizar radiografías de inicio y control de tu tratamiento no tendrás que desplazarte a un centro radiológico, ni sumarle costes extras. En nuestro caso, todas las panorámicas y teleradiografías necesarias durante tu ortodoncia están incluidas dentro del presupuesto.